Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, el usuario acepta el uso de cookies.

COVID 19

En vista de la creciente preocupación relacionada con el posible contagio de COVID-19 en pacientes afectados con Síndrome de Marfan, desde SIMA nos hemos puesto en contacto con la  Dr. Gisela Teixidó, especialista en imagen cardiaca y patología aórtica genética de la unidad de cardiopatías familiares del hospital Vall D’Hebron en Barcelona y el Dr Miguel Ángel Granados, jefe del servicio de cardiología pediátrica del hospital 12 de octubre en Madrid.

 

A través de ellos hemos podido obtener algunas respuestas a preguntas que de forma repetitiva nos hacéis llegar por las distintas vías de comunicación que SIMA pone a disposición de los afectados y sus familiares.

 

¿Somos los Marfan grupo de riesgo?

“Los pacientes con síndrome de Marfan NO constituyen un grupo de riesgo especial. 

 

La infección por coronavirus no causa síntomas o son leves en un 81 % de los casos. En el 14 % restante puede causar neumonía y en un 5 % puede llegar a ser crítica”.

 

¿Tener una cardiopatía nos hace más vulnerables?

“La mayoría de las afectaciones cardiovasculares que suelen tener los pacientes Marfan o con aortopatías genéticas no tienen porqué aumentar el riesgo, con algunas excepciones:  

(1) Pacientes con disfunción ventricular o valvular severa (es decir que el corazón tiene menos fuerza que la que deberia, de forma significativa), esto no es frecuente en el Marfan 

(2) Pacientes con afectación importante de la caja torácica o pulmones que haya condicionado anteriormente limitaciones pulmonares.

 

Los pacientes con aneurisma de la aorta ascendente, operados o no, no tienen ningún riesgo de descompensación y, por tanto, no son más vulnerables”.

 

¿Ante el riesgo de contraer coronavirus debemos solicitar la baja laboral? Especialmente aquellos que trabajan de cara al público?

“Es posible que haya pacientes con síndrome de Marfan que tengan que trabajar en estos días y que estén de cara al público (sanidad, alimentación, gasolineras, estancos,...). En estos casos bastaría con mantener las recomendaciones dadas por las autoridades sanitarias y por las empresas en las que trabajan.

Los trabajadores de la sanidad cuando vamos a tratar a un enfermo con síntomas sospechosos nos ponemos mascarilla, guantes y gafas (porque puede entrar por la conjuntiva de los ojos, la nariz o la boca). Alguien que trabaje en un supermercado o una gasolinera, debería mantenerse a la distancia suficiente de los clientes (en torno a 120 cm) y lavarse las manos (con gel o con agua y jabón) cada vez manipule algo procedente de las manos de otra persona (dinero,...). De nada sirve llevar sólo guantes porque si te llevas las manos a la cara con los guantes (algo que es inevitable porque lo hacemos de forma inconsciente) puedes contagiarte”. 

 

¿Afectan los medicamentos que tomamos al tratamiento de los síntomas del coronavirus?

“Pueden leer en alguna prensa que fármacos como el LOSARTAN pueden interferir en la infección por coronavirus. Se ha escrito que puede proteger frente a la infección o que pueden empeorarla. Ninguna de las dos afirmaciones ha llegado a confirmarse.. De cualquier manera, lo que las sociedades científicas han dejado claro es que ningún paciente debe abandonar el tratamiento por el tema del coronavirus”.

 

¿Alguna otra consideración que tengamos que tener en cuenta?

“Es importante que nos demos cuenta de que el coronavirus no afecta a quien quiere sino a quien puede. Estoy seguro de que ningún paciente joven (< 60 años) con síndrome de Marfan tiene un riesgo especial si contrae la infección por coronavirus (o no tendrá síntomas o será como una gripe más o menos fuerte). El problema es que ese paciente puede tener padres, abuelos, vecinos,... con una enfermedad crónica a la que le puede transmitir el virus. Tenemos que evitar por todos los medios posibles que el virus llegue a esas personas”.

 

 Finalizamos este boletín informativo agradeciendo a la doctora Teixidó y al Dr Granados su disposición a contestarnos a todas estas dudas.